Categoría de noticia: 
COVID-19
30 Abril 2020
La coyuntura actual ha llevado a que empresas de todos los sectores cambien y se adapten a las necesidades inmediatas de los consumidores.

De hecho, el COVID 19 ha generado una disrupción en muchos modelos de negocio, que en el presente inmediato y en el futuro tendrán repercusiones en la planeación y las estrategias de comercio interno y externo.

 

Las nuevas tecnologías, por ejemplo, cobran cada vez más importancia en estos días. La identificación continua de las necesidades de los compradores, los tiempos de entrega y la disminución de costos, son solo algunos de los beneficios de las ventas en línea, que además se han convertido en una alternativa para las medidas de aislamiento.

 

De acuerdo con un estudio de ProColombia, el e-commerce entre 2015 y 2019 creció un 18% con una participación del 14% de las ventas de todos los canales, y se proyecta como un canal de comercialización en el mundo que crecerá cada vez más.

 

 

 

En el mismo sentido, un estudio reciente de Euromonitor Internacional identifica que algunas tendencias esperadas en 2020 relacionadas con el desarrollo tecnológico se mantendrán o aumentarán:

 

“La mayoría de los consumidores hará algunos cambios luego de la emergencia, como aumentar el trabajo en casa, participar en actividades y eventos virtuales, mostrar nuevos comportamientos de compra, ya sea comercio electrónico o almacenamiento y seguramente tendrán un enfoque más elevado tanto de su bienestar físico como mental”.

 

En el caso específico de Químicos y Ciencias de la Vida, algunos cambios en los hábitos de consumo que se han identificado en el estudio son importantes para la industria.

 

El auge de los robots para entregas de comidas, pero también en el sector médico, cobrará más relevancia. 

 

Igualmente, se espera que en un escenario posterior al actual, el COVID 19 reestablezca el comportamiento y las prioridades de los consumidores, favoreciendo patrones de consumo que prioricen el autocuidado y la buena salud mental y física. Aquí, podría beneficiarse, por ejemplo, la venta de medicamentos ansiolíticos e hipnóticos. 

 

En cuanto al consumo sostenible, actualmente se ve un retorno temporal al uso de artículos desechables o de un solo uso. Estos son percibidos como más higiénicos y en algunos países se han flexibilizado las prohibiciones recientes de artículos de plástico con el fin de detener la propagación del virus. 

 

Sin embargo, según Euromonitor luego de la pandemia “la sostenibilidad seguirá siendo una tendencia importante para los consumidores, y las empresas podrán utilizar los modelos de reutilización como una estrategia de comunicación sólida para educar a los consumidores sobre la seguridad de las opciones reutilizables, proporcionando instrucciones de limpieza claras para evitar la propagación de enfermedades en el futuro”.  

 

Además, se espera que los compradores sigan buscando formas de protegerse contra la contaminación en un futuro, y que el uso de tapabocas se mantenga en todo el mundo.

 

En suma, a pesar de que este contexto haya cambiado muchos de las formas de consumo actuales, se ven oportunidades que pueden ser aprovechadas para preparar el mercado luego de la emergencia. La capacidad de adaptación, e identificación de estos nuevos hábitos darán pie para los planes de reenfoque y actualización necesarios para la industria.

Descargas